Ideas en torno al materialismo según Politzer (I/II)

OPINIÓN Por: Betzy Bravo

Se impone tanta verdad en este mundo en la medida en que nosotros
la impongamos, la victoria de la razón solamente puede ser
la victoria de [quienes] razonan.
Bertolt Brecht

Es pertinente señalar, por un lado, que el materialismo no debate en torno a la existencia de objetos externos al sujeto o al pensamiento humano, en otras palabras, el materialismo no intenta probar que existe la materia externa o la materialidad. Ni el materialismo ni ningún otro pensamiento filosófico. Al menos no ocurre así desde que Kant lanzó su Crítica de la Razón Pura. No obstante, la idea de que el materialismo prueba la existencia de los objetos ha sido muy difundida en los manuales filosóficos marxistas y vale hacer anotaciones al respecto.

La primera será una breve anotación en torno a los apuntes que alumnos y alumnas de Georges Politzer hicieron con base en sus clases y que recopilaron en su famoso manual Cursos de filosofía. La segunda será una anotación propiamente de la filosofía materialista.

I

El manual Cursos de filosofía de Georges Politzer señala que el materialismo sostiene que “las cosas que nos rodean existen independientemente de nosotros, son ellas las que nos dan nuestros pensamientos; y nuestras ideas no son más que el reflejo de las cosas en nuestro cerebro”.[1] Sin embargo, en la historia de la filosofía, filósofos y filósofas no se enmarcan especialmente en negar la existencia de los objetos ni del conocimiento que se genera a partir de éstos, sino en el modo en que el conocimiento se construye y la forma en que el ser humano se conduce a nivel social a partir de razonamientos, más aún: cómo debe actuar el ser humano en términos éticos y políticos.

Politzer elabora su argumentación en favor del materialismo de Marx. Se declara enemigo de la postura filosófica idealista que, según él, niega la existencia del mundo externo, es decir, que niega la existencia de los objetos materiales. Y no es que sea imposible negar los objetos materiales e ir contra esta postura, sino que es absurdo detenerse a debatir en torno a la postura “idealista” en pleno siglo XXI. En estos días, ¿quién o qué niega la existencia real de los objetos materiales? Quizá algunas ideas producto de la psicosis, pero más allá de eso, el debate filosófico se desenvuelve en torno a los hechos de la razón, como las argumentaciones en favor de los derechos humanos o las construcciones del lenguaje o la cultura. No tiene sentido reivindicar el materialismo como la forma de pensamiento que admite el conocimiento de los objetos, de ser así, se establecería una lucha contra molinos de viento.

Por otro lado, a este respecto es bueno recordar que Marx declaró su materialismo, no en contra de idealistas, sino en contra de materialistas. En específico, la crítica de Marx fue contra el materialismo de Feuerbach: “en la medida que Feuerbach es materialista, no aparece en él la historia, y en la medida en que toma la historia en consideración, no es materialista. Materialismo e historia aparecen completamente divorciados en él.” Para Marx, el materialismo de Feuerbach estaba disociado de la realidad concreta, lo que conducía a un materialismo inauténtico, o a un idealismo torpe.  Reivindicar el materialismo a la manera de Politzer omite la esencia racional del planteamiento de Marx, lo restringe a una caricatura del materialismo epicureísta, limita su comprensión y sus aplicaciones.


Betzy Bravo es licenciada en filosofía por la UNAM e investigadora del Centro Mexicano de Estudios Económicos y Sociales.

[1] Politzer, Georges, Cursos de filosofía, México: Fondo de cultura popular, 1962, pp. 43-44.