La importancia del derecho al ocio

Lo más trágico para la mayor parte de los trabajadores es que, por más que trabajen, difícilmente lograran situaciones positivas de movilidad social. Los salarios y la explotación en México son benéficos para unos pocos en detrimento de la mayor parte de los trabajadores del país. El disfrute del tiempo del ocio es un derecho que debe ser vigilados por todos, especialmente por el Estado y los empleadores para lograr el bienestar como sociedad.

Precarización docente, educación superior y neoliberalismo

Todo empezó con el adeudo de sueldos a profesores de la UNAM. En la discusión de este problema unos se han centrado en denunciar la corrupción y la desigualdad al interior de la UNAM. Sin embargo, el problema resulta ser estructural. La precarización docente es tan solo un resultado de la forma en que se han configurado las políticas y el subsistema de educación superior en los marcos de un proyecto de neo-liberalización. El problema es, entonces, más profundo. Y las soluciones posibles solo podrán llegar a realizarse si se aborda el problema en sus dimensiones reales.

La pobreza no es un estado de conciencia

La pobreza es uno de los principales problemas de nuestra sociedad. Sin embargo, aun hay quienes desestiman este problema, y es frecuente escucharlos formular alguna de las siguientes apelaciones: la primera es que “la pobreza es un estado de conciencia” y la segunda que “el pobre es pobre porque quiere”.

Vivienda y servicios urbanos bajo la 4T

El monto de inversión en el sector ha caído en picada con la 4T. En 2018 se etiquetaron 2,792 millones de pesos para invertirse en programas de vivienda; a pesar de la cantidad, las medidas fueron insuficientes para aumentar la cantidad de personas con acceso a una vivienda digna. En el PEF 2019 se etiquetaron solamente 1,726 millones de pesos a programas de esta naturaleza; en 2020 fueron 1,483 millones de pesos, 14% menos que en 2019 y prácticamente la mitad que en 2018.

El neoliberal “combate a la pobreza” de la 4T

La impronta de la “Cuarta Transformación” a la política de combate a la pobreza, basada igualmente en transferencias, es la universalidad y monetización de dichas transferencias a fin de eliminar los “intermediarios” y a “corrupción” del sistema. No hay diferencia cualitativa en la política de desarrollo social que está instrumentando el gobierno federal de AMLO; hay, por otro lado, problemas con la configuración de los padrones de beneficiarios y la puesta en marcha de los programas, pues muchos de ellos funcionan sin reglas de operación y sin padrones conocidos. La pretendida universalidad, sin embargo, sí ha dado lugar a una diferencia cuantitativa, que se traduce en un incremento del gasto público.

La política económica de la 4T: continuidad, transferencias monetarias y megaproyectos

A pesar del radicalismo discursivo de la “Cuarta Transformación”, su estrategia de crecimiento económico no ha sido distinta a la de los gobiernos “neoliberales”. Al equiparar neoliberalismo con corrupción, la “Cuarta Transformación” pretende acabar con el primero mediante el combate a la segunda. Así, se considera la agenda anticorrupción como el principal aporte al crecimiento económico aun cuando se dejan intactos los principios, instituciones y mecanismos medulares del modelo económico neoliberal.