La concepción materialista de la historia: monismo o materialismo económico

No pocas veces la fórmula de “concepción materialista de la historia” provoca confusiones o prejuicios. Entre las confusiones más comunes destaca aquella que estriba en deducir su sentido del análisis puramente literal de las palabras que componen esa expresión. A partir de este procedimiento se concluye que dicha doctrina se limita a explicar “todo el hombre con el sólo cálculo de los intereses materiales”, mientras que niega “cualquier valor a todo interés ideal”. De este modo se le descarta facilonamente como una variedad más de “materialismo económico”, dando por hecho que todo su sentido consiste en atribuirle al “factor económico” una función exclusiva en la vida social.

Precarización docente, educación superior y neoliberalismo

Todo empezó con el adeudo de sueldos a profesores de la UNAM. En la discusión de este problema unos se han centrado en denunciar la corrupción y la desigualdad al interior de la UNAM. Sin embargo, el problema resulta ser estructural. La precarización docente es tan solo un resultado de la forma en que se han configurado las políticas y el subsistema de educación superior en los marcos de un proyecto de neo-liberalización. El problema es, entonces, más profundo. Y las soluciones posibles solo podrán llegar a realizarse si se aborda el problema en sus dimensiones reales.

Rosario Castellanos y la novela mexicana

Rosario Castellanos fue una de las escritoras mexicanas más importantes del siglo XX. Sus novelas, poesías y ensayos nos dan una muestra de su capacidad creadora y de su importancia para la cultura de nuestro país. Dentro de sus trabajos nos ofrece uno que es producto de sus preocupaciones en la composición literaria: su ensayo "La novela mexicana contemporánea y su valor testimonial".

Flora Tristán y Alexandra Kollontai: reflexiones para el movimiento feminista en México

Los triunfos de las manifestaciones feministas deben ser reconocidos en su totalidad, pero lo mismo ha de acontecer con sus deficiencias. Algunas de estas últimas representan un atraso respecto a lo que movimientos feministas anteriores nos enseñaron; principalmente, con respecto al feminismo socialista, al feminismo de clase, representado en Flora Tristán y Alexandra Kollontai.

¿Por qué China no es imperialista? Argumentos de una discusión abierta

La creciente influencia económica de China a nivel mundial ha suscitado un importante debate entre los académicos de la tradición marxista: ¿es China un país imperialista? La cuestión surge de una premisa básica: si todos los países capitalistas desarrollados tienden a convertirse en imperialistas por la propia naturaleza del capital, entonces China, que es ya un país capitalista desarrollado, debe ser, o está en camino de serlo, un país imperialista. La mayoría de los análisis responden positivamente a la pregunta planteada; sin embargo, hay algunas voces discordantes.

Hegel: sociedad civil y Estado autoritario

La filosofía del Estado de Hegel mantiene una actualidad indiscutible por cuanto representa el fundamento teórico, el basamento ideológico, del estado autoritario, e incluso de los estados totalitarios. La concepción hegeliana de un Estado granítico, omnipotente, que monopoliza el quehacer político, que concentra en sí mismo todas las funciones sociales, deviene de una manera específica de asumir, una antítesis básica, a saber, la dicotomía sociedad civil-estado político.

Sobre la filosofía del trabajo y su importancia para el pensamiento marxista

Partiendo de la problemática acerca del trabajo se debate sobre un problema que es también eminentemente filosófico, a saber, el de la esencia del hombre. Como la crítica de Marx es contra la filosofía especulativa y la metafísica, pareciera que todo debate sobre si existe una esencia inmutable del hombre queda rechazado por Marx. Ahora bien, ¿cómo puede ser que por un lado Marx rechace la concepción esencialista del hombre y por el otro, marxistas como Karel Kosík le devuelvan esa esencia definiendo al hombre a partir del concepto de trabajo?

Soberanía popular y cambio de clase política

El Estado necesita legitimarse ante el pueblo, pero tiende a no representarlo. El resultado de esta contradicción es una política de simulación y demagogia, que crea discursos y propuestas para ganar simpatía, pero que solo promueve reformas cosméticas. Sin embargo, cuando la simulación es sistémica, no basta cambiar al presidente y al partido, a menos que se cambie también a la clase política. De lo contrario, solo cambiaremos a unos demagogos por otros; y esto es, básicamente, lo que ocurrió con la llegada de Morena al poder.

Mucho por hacer y México envejece

El índice de envejecimiento de la población mexicana ha aumentado. El censo de población 2020 indica que más de 15 millones de personas son adultos mayores. Los datos muestran que la población mexicana pasa los últimos años de su vida enferma y trabajando. Los que no tienen pensión, que son mayoría, trabajan hasta sus últimos días, completando su ingreso con remesas, transferencias y con programas de gobierno. La vejez en México no es más que la síntesis de las privaciones y de los problemas que vivieron las personas en la edad productiva, con el agravante de la edad avanzada y las enfermedades. Cuidar de los adultos mayores y dar una vejez digna es una responsabilidad social que debe atender el Estado. Luchemos contra el sistema económico que ve y trata a los hombres y mujeres como objetos que tienen una vida útil y cuando esta se termina solo hay que abandonarlos cual si fueran máquinas viejas.

Régimen de bienestar predominante en México y sus principales tendencias

Los conceptos de régimen de acumulación y régimen de bienestar guardan semejanza con la metáfora de estructura y superestructura expresada por Marx en su Contribución a la crítica de la economía política. Sin embargo, el concepto de régimen de acumulación es más concreto que aquello que la metáfora marxiana denomina estructura. El régimen de acumulación es el arreglo particular en el que existe determinado modo de producción. Así, en el modo de producción capitalista podemos identificar tres regímenes de acumulación: liberal (siglo XIX-1929), fordista-keynesiano (1929-1970s) y neoliberal (1970s-). Cada régimen de acumulación demanda un régimen de bienestar específico, entendiendo por este la forma en la que se define y se atiende la cuestión social.

Petróleo y comunidad

El futuro de México como Estado-Nación pasa por la recuperación de la tradición cardenista. Es importante sin embargo evaluar que estamos en condiciones distintas. El planeta reclama una reconsideración en cuanto a la industria energética. Poco a poco el petróleo y el carbón están siendo remplazadas por otro tipo de energías. La tradición cardenista en este punto sería invertir fuertemente en educación, tecnología y empresas públicas para la consolidación de las energías limpias, pero manteniendo la propiedad de los recursos en manos de los trabajadores y las trabajadoras. La patria, a final de cuentas, debe ser el disfrute común de todas las riquezas del territorio.

Sobre el papel de las clases populares en las elecciones

El proceso electoral de este año tiene una gran relevancia; por su magnitud y significado se compara con el proceso llevado a cabo en el 2018. Esto lleva a repensar el papel de las clases populares en la próxima contienda electoral, ya que son sectores altamente representativos, pero a los que, en este tipo de procesos, se les suele asignar un papel secundario, como comparsa de los partidos oficiales.

La causa marxista por la liberación humana: verdad, ética y política

La causa del marxismo tiene tres componentes indisociables. El primer componente es la verdad, que necesita ser conocida lo mejor posible para servir como guía de acción. El segundo es la ética; porque, aunque niega la existencia de reglas morales eternas, no niega la necesidad de criterios éticos generales. El tercer componente es la política, entendida fundamentalmente como la acción colectiva, coordinada y consciente, no de un individuo o un grupo de intelectuales, sino la política en su sentido más amplio de política de masas.

La dependencia y la crisis

El daño desproporcional que ha tenido la crisis sobre las clases trabajadoras de nuestros países se debe, fundamentalmente, al sistema capitalista mundial que beneficia a unos pocos países ricos y, cada vez más, solo a una pequeña élite dentro de esos países. La vacuna –desigualmente distribuida en entre los países y al interior– probablemente traerá el fin temporal de esta pesadilla; pero entonces será el momento de decidir si seguir por el mismo camino de dependencia y subordinación, o iniciar un camino de transformación social en donde las necesidades de los sectores populares estén en primer lugar.

Otros olvidados en la pandemia: los museos

En 2020, la UNESCO estimó que, debido al cierre tras la emergencia sanitaria internacional, 13% de los museos en todo el mundo no sobreviviría al golpe económico. En México, mientras los museos sortean las consecuencias económicas de la pandemia, el gobierno ha preferido financiar “proyectos culturales” para taparle el ojo al macho, por ejemplo, la unificación de las cuatro secciones de Chapultepec bajo la dirección de Gabriel Orozco.

Corrupción, conocimiento sensorial y conocimiento lógico

El discurso anticorrupción corresponde a la etapa sensorial del proceso cognoscitivo. No reconoce la necesidad de que el conocimiento avance de la etapa sensorial a la racional o lógica. El conocimiento lógico no descarta a la corrupción como algo irreal o menos real que la esencia o estructura interna de la realidad social; revela, en cambio, su carácter fenoménico o secundario.

Josep Bartolí

Josep Bartolí fue un dibujante y pintor nacido en Barcelona. Durante su vida tuvo una participación política muy activa. Bartolí fue más cercano al anarquismo que al comunismo, aún así, su labor dentro de la vida política fue abundante y siempre desde la posición de la clase oprimida.

Patrón de acumulación y periferia urbana

La ciudad es el lugar por excelencia donde ocurren los procesos de acumulación del capital, así que en la ciudad se concentran, necesariamente, las dos clases principales de la economía capitalista: trabajadores y capitalistas. Para que la acumulación se realice se necesitan estos dos factores esenciales: fuerza de trabajo y capital, y éste último hace todo lo posible por concentrar en una zona a los trabajadores que necesita y formar “economías de escala”.

De revolucionarios a pistoleros. Historia de la Unión Campesina Independiente

Lázaro Méndez rescata las especificidades que determinaron que una organización derivada del Partido Comunista Mexicano tuviera su centro de acción en esa zona y las circunstancias históricas que definieron que, en menos de una década, la UCI evolucionara de un grupo con principios “revolucionarios” a un grupo de criminales pagados por el cacicazgo local. Además, el autor pone a discusión uno de los temas más manoseados en la historia política reciente, el de calificar a una organización de origen campesino, Antorcha, como “el brazo armado del PRI”.