Dos años de pandemia en México

Dos años de pandemia en México

Abril 2022

En México el 18 de marzo se cumplieron dos años del inicio de la pandemia ocasionada por el virus SARS-CoV-2, uno de la gran familia de los coronavirus. La prestigiosa revista británica The Lancet, en el estudio “Estimación del exceso de mortalidad debido a la pandemia de COVID-19: un análisis sistemático de la mortalidad relacionada con COVID-19, 2020-21” (10 de marzo 2022) afirmó que entre el 1 de enero de 2020 y el 31 de diciembre de 2021 se notificaron 5.94 millones de muertes por Covid-19 en todo el mundo, pero, tomando en cuenta el exceso de mortalidad, calculan que en realidad murieron 18.2 millones.

The Lancet calcula que en México han fallecido 798 mil personas a causa de la Covid-19 y se ubica en el cuarto lugar de entre los países con más mortalidad (India, Estados Unidos de América y Rusia, son los tres primeros, respectivamente). Pero, de acuerdo con la Secretaría de Salud (SS), al 18 de marzo, el país acumuló 5 millones 629 mil 814 casos positivos y tan solo 321 mil 931 muertes por esta enfermedad. Es conocido desde los primeros meses que hay subregistros de mortalidad, ya sea porque la gente no iba a los hospitales o porque en las actas de defunción se asentaba otra causa de muerte. Además de ello, otros padecimientos se dejaron de atender, por ejemplo, en diciembre de 2020, el diagnóstico de desnutrición, afecciones cardíacas, cáncer cervicouterino, diabetes y cáncer de mama se había reducido en 56%, 45%, 34%, 27% y 20% respectivamente (datos de SS). Por esa razón es creíble la cifra que reporta The Lancet.

Las causas de que la mortalidad se dispara a niveles estratosféricos tienen dos orígenes evidentes: la falta de infraestructura sanitaria y la ineficiente acción del gobierno federal para hacer frente a la pandemia.

Cuando más se necesito cobertura médica fue cuando más carente fue: ésta se redujo de 83.3% en 2015 a 78.5% en 2020, significa que 27 millones de personas no contaban con derecho a atención médica: incremento de más de 6.5 millones. Esto se debe a que la “reorganización” del sistema de salud se esta haciendo entorno al INSABI y a que se redujeron los recursos destinados a este rubro: En 2019 el gasto en salud sufrió una reducción real de cerca de 10 mil millones de pesos, de los cuales más de la mitad fueron al esquema Seguro Popular/INSABI. Sumado a que, en el primer trimestre de 2020, el IMSS y el ISSTE subejercieron su presupuesto, compensando el sobreejercicio de la Secretaría de Salud. De esta forma, ni el presupuesto, ni el ejercicio del gasto, favorecieron al sector, según Rodolfo de la Torre (CEEY, 2021).

Mientras que el primer caso de Covid-19 se presentó el 27 de febrero de 2020 y la primera muerte el 18 de marzo, el 15 de marzo todavía se realizó el festival musical Vive Latino, además de que el cuerpo encargado de atender el problema de la pandemia se negó tozudamente a declarar el uso obligatorio del cubrebocas arguyendo que no había conclusiones determinantes de su eficacia, pero en realidad se ajustaban al molde que había diseñado el presidente de minimizar el peligro para evitar asumir medidas drásticas como, por ejemplo, el confinamiento. Fue una apuesta por el “sálvese quien pueda”, pues la estrategia de combate al virus se limito a mal contabilizar los casos: no se hicieron suficientes pruebas, el acondicionamiento de los hospitales fue tardado (pues los insumos para ello eran escasos) y por tanto el tratamiento ineficiente.

Durante dos años esta forma de afrontar la pandemia no ha mutado sustancialmente, en cambio, los costos económicos, además de las vidas humanas arriba mencionadas, han representado una tragedia para los mexicanos.

Los ingresos laborales cayeron. A fines de 2019, poco más del 37% de la población, 47 millones de trabajadores, no podía pagar una canasta de alimentos básicos y a junio de 2020, a cinco meses de iniciada la pandemia, aumentó a 59 millones. Medido en el cuarto trimestre de 2019 y 2020, la pobreza aumentó del 42% al 51% y la pobreza extrema del 7% al 13%; alrededor de 9 millones de personas, cayó por debajo del umbral de pobreza, se estima que sólo el 27% de la población gozaba de seguridad alimentaria, es decir, solo 35 millones de 130. Para el mes de julio de 2020, 85% de los trabajadores carecía de equipos para trabajar desde casa, el 41.6% experimentó una disminución de ingresos y sólo el 6.6% dijo haber recibido apoyo económico de un programa gubernamental.

A dos años de pandemia todos los estados entran a semáforo verde. Los mexicanos también parece que olvidan la mortalidad del virus o ya han normalizado la muerte por esa causa. Lo cierto que es el peligro está latente: “después de varias semanas de descensos, los casos reportados de covid-19 están aumentando una vez más a nivel mundial” dijo el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom el 17 de marzo. Mientras los temas latentes de la clase gobernante en México son la revocación de mandato y la inauguración del Aeropuerto Felipe Ángeles, los mexicanos se enfrentan a problemas vitales.


Rogelio García Macedonio es economista por la UNAM e investigador del Centro Mexicano de Estudios Económicos y Sociales.

WordPress.com.