Por Alan Luna
Marzo 2021

Josep Bartolí (1910- 1995) fue un dibujante y pintor nacido en Barcelona. Durante su vida tuvo una participación política muy activa. Fundó un sindicato de dibujantes y tuvo participación en partidos de izquierda, lo que lo llevó a tomar partido por estos últimos durante la Guerra Civil española.

A finales de la guerra, cuando se veía ya la derrota de los republicanos, buscó refugio en Francia junto con otros exiliados españoles. Francia, por su parte, resuelve ponerlos en campos de concentración. Así, por cerca de dos años, pasa de un campo de concentración a otro, donde conoce todo tipo de personas encontrándose con viejas amistades de las más variadas posturas ideológicas, con el denominador común del odio al franquismo.

Uno de los trabajos que más llama la atención de Bartolí son sus dibujos, de una crudeza tal que pueden ser tomados por fieles documentos de los principales problemas sociales de su tiempo. En gran parte de estos trabajos se puede ver la realidad de los campos de concentración, los problemas y condiciones con las que tenían que convivir los que allí se encontraban. Por todo ello, los dibujos de este artista sirven como punto de partida para una reflexión más profunda acerca de los problemas que siempre acarrean los intentos de que toda una nación se acomode a los intereses de una o pocas personas.

Bartolí fue más cercano al anarquismo que al comunismo, aún así, su labor dentro de la vida política, antes y después del exilio, fue abundante, y siempre desde el punto de vista, desde la posición de la clase oprimida.

Después de varios intentos de fugarse de los campos de concentración, logra llegar a México donde se pone en contacto con los artistas de izquierda que por ese tiempo estaban muy activos. Diego Rivera y Frida Kahlo son dos nombres que lo marcan en su paso por México.

La última etapa de su vida la pasa en Estados Unidos, nunca regresa de manera definitiva a Europa y su legado en el ámbito artístico se olvida poco a poco. Es su sobrino, Georges Bartolí, quien, con fotografías suyas y con ayuda del relato de Laurence García, publica un libro con varios de los dibujos de Josep titulado La retirada: éxodo y exilio de los republicanos españoles. De este modo, intenta rescatar su memoria y dar a conocer al mundo el trabajo de crítica que hizo Josep.

En una entrevista, el propio Georges explica que era necesario el libro acerca de la retirada de los republicanos españoles por el sorprendente olvido que existe, tanto en España como en Francia, de uno de los episodios que más influyó en la vida de ambas naciones en el siglo XX. Recordar el pasado es ayudar a la crítica del presente. No hay que olvidar, según sus palabras, que la monarquía que aún existe en España, aunque con diferencias, es la heredera directa de las políticas de Franco. Todavía existe un enorme apoyo hacia la España fascista y, en este sentido, siempre que se pueda dar la batalla desde cualquier trinchera en contra de las ideologías que promueven los intereses de los dueños del capital, será necesaria remover el pasado y hacer claridad de la naturaleza de los procesos históricos y de los intereses que movieron a los actores de las disputas históricas. En parte, estos intereses que aún juegan en España y el mundo, son los que mantienen ocultas las críticas más feroces a sus políticas, críticas como la que hizo Josep Bartolí a través de sus pinturas y dibujos.


Alan Luna es filósofo por la UNAM e investigador del Centro Mexicano de Estudios Económicos y Sociales.