| Por Ehécatl Lázaro

“El 14 de marzo, a las tres menos cuarto de la tarde, dejó de pensar el más grande pensador de nuestros días. Apenas le dejamos solo, y cuando volvimos le encontramos dormido suavemente en su sillón, pero para siempre”. Con estas palabras comenzaba Engels el discurso que pronunció ante la tumba de Marx el 17 de marzo de 1883, en el cementerio de Highgate, Londres, hace ya 137 años. En los más de cien años que han pasado desde entonces, el mundo ha dado un vuelco: la concentración de la riqueza alcanza niveles insultantes, la tecnología se desarrolla con una rapidez impresionante, el capital financiero se ha apoderado del proceso productivo, el imperialismo se ha profundizado, y la humanidad enfrenta ya una crisis ecológica que amenaza su existencia. Pero a pesar de todos los cambios que ha sufrido el mundo, el pensamiento del filósofo alemán sigue siendo estudiado por millones de personas en las más diversas geografías. Parece que Marx se niega a morir.

El materialismo histórico-dialéctico fue la filosofía que el Prometeo de Tréveris construyó a lo largo de su vida, y la única herencia que al morir le dejó al mundo. Con el pensamiento más avanzado de su época -la filosofía clásica alemana, la economía política inglesa y el socialismo francés- Marx desarrolló una nueva forma de concebir al universo todo y a la sociedad humana como parte integrante de él. Aplicando la dialéctica desarrollada por Hegel, pero desde una perspectiva radicalmente opuesta -el materialismo- postuló la existencia de ciertas leyes observables mediante las que explicó el movimiento del universo. Con base en esa premisa, el filósofo alemán analizó el funcionamiento del sistema capitalista y señaló que las contradicciones esenciales de esta sociedad solo se resolverán cuando cambien las relaciones de explotación bajo las cuales se produce la riqueza. Marx fue capaz de explicar de la forma más completa y abarcadora el origen de los problemas que caracterizaron su sociedad, y que -en tanto capitalista- caracterizan también a la nuestra.

Pero desde muy joven Marx rechazó a los pensadores que se limitaban a explicar el mundo sin participar en su transformación. Congruente con su posición, no solo publicó obras que se siguen estudiando en las universidades, como El Capital, sino que toda su vida se preocupó por transformar radicalmente su sociedad. De acuerdo con Marx, el proletariado era la única fuerza capaz de revolucionar las relaciones de producción y, por lo tanto, de terminar con el capitalismo. Fue así como se involucró primero en la Liga de los Justos -para la cual escribió en 1848 el Manifiesto Comunista- y fundó después la Asociación Internacional de Trabajadores (1864), instrumento organizativo que le permitió cohesionar al proletariado europeo, y dotarlo de la preparación científica necesaria para llevar a cabo su actividad revolucionaria. Este activismo febril llevó al genio alemán a vivir en el exilio, donde murió querido por los trabajadores y temido por los poderosos. Marx no solo explicó la sociedad, hizo cuanto pudo para transformarla.

La explicación y transformación del mundo que implican el pensamiento y la acción de Marx, hicieron de él un referente de los movimientos revolucionarios del siglo XX. Rusia, China, Cuba, Corea, Vietnam y Yugoslavia, por mencionar solo algunos, fueron casos en los que movimientos de inspiración marxista alcanzaron el triunfo. Durante todo el siglo, el marxismo se consideró como una alternativa de desarrollo para los países capitalistas. Sin embargo, la caída de la Unión Soviética en 1992, y con ella de todo el bloque socialista, fue aprovechada por los principales voceros del capitalismo para convencer al mundo entero de que el fracaso de la URSS significaba también el fracaso de Marx. En el mundo unipolar del neoliberalismo se intentó sepultar de una vez y para siempre al marxismo. Con todo, a pesar de la guerra mediática que se cebó sobre la derrota soviética, países como China, Cuba y Corea, mantuvieron la brújula de Marx como principal orientador para transitar al futuro.

Pero cuarenta años de ataques neoliberales y tres décadas de mundo unipolar no han sido suficientes para acabar con el marxismo. Aunque el mundo ha cambiado mucho, los problemas inmanentes al capitalismo, en vez de desaparecer, se han agudizado; revolucionar la sociedad en que vivimos es ahora más necesario que antes. ¡Cuánta razón tuvo Engels cuando en su último mensaje a Marx dijo de él que “su nombre vivirá a través de los siglos, y con él su obra”! Hoy, en la tercera década del siglo XXI, el pensamiento y la acción de Marx siguen siendo la crítica más demoledora a nuestra sociedad. Pocos pensadores pueden ostentar una herencia tan fecunda. Desde su gran busto en Highgate, Marx sigue invitando a los explotados del mundo a construir una sociedad mejor.


Ehécatl Lázaro es licenciado en Estudios Latinoamericanos por la UNAM e investigador del Centro Mexicano de Estudios Económicos y Sociales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s