Por Vania Sánchez

En materia de política fiscal, la apuesta del gobierno actual de México es la austeridad. La propuesta es atractiva si pensamos en aquellos que viven en un estado derrochador y corrupto; pero antes de aplaudirla sin más reflexión que la del enojo y desprecio a los gobernantes anteriores, habría que preguntarnos si esta postura es toda virtud dada la situación económica de nuestro país.

En días pasados el INEGI publicó los indicadores macroeconómicos de 2018 del sector público. La producción bruta del sector público en México en 2018, que comprende la actividad de las empresas públicas y el gasto del gobierno federal representa el 16% del nacional. El estado mexicano es ya de por sí pequeño en comparación con otros; además de los de las economías más desarrolladas también estamos por debajo de países latinoamericanos como Brasil y Uruguay, en los que la actividad del gobierno representa una porción mayor del PIB que en México en casi 10 puntos porcentuales.

Uno de los principios económicos de la política neoliberal es la reducción del gobierno a su mínima expresión económica y funcional. Los gobiernos mexicanos paulatinamente han ido retirándose de la actividad económica en general. Desde 2003, su participación en el producto global ha perdido 7 puntos porcentuales al pasar de 23 al 16%, ya mencionado. La austeridad no hace más que profundizar este proceso.

“Más austeridad implica mayor penetración del capital privado en la satisfacción de las necesidades de la gente”

Así, más austeridad implica mayor penetración del capital privado en la satisfacción de las necesidades de las personas. Es decir, dejar que sean los intereses privados los que determinen qué mercancías se producen y quiénes pueden acceder a ella, mediante la fijación de los precios. Hay que agregar que esta política se refuerza con la política social basada en transferencias monetarias directas, pues deja a los beneficiarios a la suerte de los mercados.

Para nadie es sorpresa el estancamiento de nuestra economía. El sector privado no está invirtiendo a pesar de las promesas y compromisos que ha hecho públicamente. Y con la política de austeridad, ¿cómo va a responder el gobierno mexicano a las necesidades de nuestro desarrollo?

Vania Sánchez es doctora en Economía Aplicada por la Universidad Autónoma de Barcelona e investigadora del Centro Mexicano de Estudios Económicos y Sociales.
vastrujillo@gmail.com

Un comentario sobre “Por qué la austeridad profundiza el neoliberalismo

  1. cierto mayor escasea de servicios y de productos tiene a beneficiarse el capital privado .
    Pero también es muy cierto que está auteridad se debe la mayor parte ala mala administración de gobiernos anteriores que también beneficiaron en gran parte y directamente al capital privado . Se debe decir que era mejor entregar y privatizar la mayoría de recursos empresas etc para una mejor corriente económica de no auteridad y que ala larga seamos esclavos encadenados y marcados colo en otros países

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s